grupos de facebook
Cómo sacarle partido a los grupos de Facebook
21 agosto, 2017
MIA22 - MADRID (ESPAÑA), 08/07/08.- Fotografía de archivo del 9 de mayo de 2008 en la que se observa al cantante mexicano Luis Miguel durante un acto de promoción en Madrid (España). El artista espera para diciembre su segundo hijo con Aracely Arámbula, según una exclusiva que publicará mañana miércoles la revista ¡Hola!, que hizo hoy, 8 de julio de 2008, un adelanto. EFE/Chema Moya
LA CARTA QUE LUIS MIGUEL NUNCA RECIBIÓ
29 agosto, 2017
Show all

La historia de mi vida amorosa (En tercera persona porque me resulta más fácil. No por Narcisa)

1935272_1242866393734_5595889_n

Ir a descargar

UN CUENTO SIN CENICIENTAS NI LOBOS FEROCES (La historia de mi vida amorosa. En tercera persona porque me resulta más fácil. No por Narcisa)

Había una vez, una niña que nació con canciones en el estómago, balbuceaba en do mayor y pensaba sin bemoles.

Tenía un jopo negro en la mollera y dos almendras en la mirada, jugaba con sus manitas, esas llenas de hoyuelos entre falange y falange.

Tuvo una infancia entre muñecas con tules y encastres de colores. Le enseñaron a pensar, la motivaron para que supiera cuanto es cuatro más tres antes de llegar al cole.

Era tímida, no quería ir a los cumpleaños de sus compañeros, ni jugar en el rincón de los bloques; quería con su mamá, siempre con su mamá, lloraba por su mamá hasta que se convencía que, en el catálogo de la vida, se incluyen las responsabilidades y no solo las canciones. Así que hizo la transferencia y compró una vida feliz con colegio y todo.

25003_1379016317397_7677545_n

Creció al lado de un puerto de plata oxidada, con barcos de muchos metros y olor a petróleo, siempre se llenaba de sarpullido nervioso cuando tenía que hacer algo que no le gustaba, como salir a pasear en el carro y no en los brazos de papá.

25003_1379016117392_1019996_n

Siguió adelante con ese crecimiento que para su gusto, iba un poco lento, soñaba con tomar sus propias decisiones, esas de volar en un ramillete de globos fluorescentes y llegar a tocar las nubes.

Llegó el Instituto, sí, ya sé que me he saltado muchos años, pero entraría en un bucle donde tías y abuela la llenaban de regalos, vestía con volados de colores y superaba test psicológicos aunque pintara con lápiz negro.

En la escuela secundaria, se enamoró perdidamente de Luis Miguel, con el convencimiento total de que llegaría a ser el amor de su vida; siempre fue una ilusionada. Por eso, lo vivió sin frustración, y llenó los recreos y las horas libres con sus canciones, imitando cada uno de sus gestos, mientras sus compañeras se divertían al compás de sus ocurrencias.

luis-miguel-transformacion

Se enamoró de un chico, un galancete que jugaba al fútbol en el parque que estaba frente a su balcón, de ahí lo espiaba, lo esperaba y le palpitaba el corazón cuando detectaba su silueta a cien metros. Daniel. El amor no fue como el de Luis Miguel, fue mutuo, tanto que se casaron. Ella tenía 21 años. Casi dos años después, tuvo que despertar a una nueva vida, la que ella se había planteado no encajaba, ya que, el galancete, puso los ojos en otra princesa, los ojos y todo lo que pudo, hasta le hizo una bebé princesita. El resto no tiene sentido relatarlo, porque pudo llegar a la cima nuevamente, su familia le regaló una nueva cuna y le cantó nanas hasta que volvió a ser mujer.

La pequeña de los ojos de almendras supo en ese momento, que por fin, su tiempo de tomar decisiones había llegado, así que cogió el timón y llevó su barco a un nuevo puerto, sin aguas oxidadas ni olor a petróleo. Uno con mar, con agua salada para que le piquen los pensamientos.

4143134

Trabajó mucho, en clínicas, bancos, pizzerías y rompiendo nueces con un martillo. Pero también descubrió que las canciones de su estómago debían salir, tenían que ser escuchadas, así que también trabajó en escenarios que llenó de boleros, pop, rock, blues y algún tango llorón. Se puso plumas y bailó al ritmo de sobreviviré con las pestañas y purpurinas que sus compañeros travestis le prestaron.

Conoció a un alma que la escuchó, no solo a sus canciones, se emocionó, la protegió con su barba candado y palabras de calma. Dany. Fue su pareja, su amigo del alma, su hermano y hasta su perro fiel. La llevó de su mano allá donde iba, le compró el ramillete de globos y la invitó a volar y a cantar.

20031588_10213254660943018_1611492787505550467_n

Y así renovó la hipoteca del entusiasmo, pagó, y aún paga estrictamente cada una de sus cuotas.

Se volvió a sentir mujer después de cuatro años de llorar un disparo al corazón. Un hombre con traje de médico apareció un miércoles de enero, la miró y la descubrió como fémina otra vez. Luis Angel. Se sintió hembra, macho y hermafrodita, vibró y sin enamorarse, disfrutó de cada miércoles y viernes a la hora señalada. Un traumatólogo que recuperó el saco de huesos en el que se había convertido.

Vibraron, en la cocina, en el quirófano, en la sala de guardia y allá donde encontraban un rincón donde el eco de sus voces no fuera descubierto, era tan prohibido como apasionante. Pero no podía ser, fueron cuatro años más sin tomar decisiones, ella no disfrutaba cuando quería, solo cuando las alarmas indicaran que nadie los veía, y ella quería subirlo al escenario. No era el protagonista de su historia. Es más, ella era la actriz secundaria.

Heart in doctor's hand

De pronto llegaron los viajes, Chile, Miami, Nueva York… Un Orlando que la reencontró con su mundo animado y las fantasías de antaño. Pero su viaje, el viaje, fue España. Un territorio desconocido y a la vez tan suyo; aunque sus raíces son italianas y sus domingos de pasta y no de paella, España la perforó, y corrió por sus venas una cadena de castañuelas y abanicos.

¡Encontró su lugar! Lo supo en el mismo momento que caminó por las ramblas de Barcelona y lo confirmó en la Plaza Mayor de Madrid. Pasó por Benicàssim y lo eligió como su próximo hogar, aunque ella, en aquel tiempo, no lo sabía con certeza.

playa-els-terrers-benicasim

Una noche, entre clics y sonidos de modem, se conectó con una isla, y en su monitor entró un alegre caballero con cabeza calva, un hoyuelo profundo en la pera y las cejas muy tupidas. Pepe. Le explicó cómo era ese nuevo mundo de las conversaciones a través de una pantalla, le habló con su acento menorcogranadino, y la acompañó todas las noches y madrugadas durante otros cuatro años. Le envió flores, cenaron juntos, viajaron, grabaron canciones a dúo. Realmente se amaron.

Se conocieron personalmente, sí, os dije que ella tenía un objetivo fijo: las decisiones. Así que voló un fin de semana a Madrid, para corroborar que en ese hoyuelo de la pera de Pepe, cabía su dedo meñique, y sí, cabía, él cabía en su vida como las piezas de colores de sus encastres de pequeña. Era a su medida, ambos lo eran, así que la decisión fue acortar distancias, vivir a 12000 km era divertido, pero faltaban sus manos entrelazadas y el aroma de su gel de ducha.

La sorprendió con un billete de avión, ese que aún siente que le debe, pero las cosas no siempre son tan rodadas, y aunque ella es de las que no claudica, ese torrente de pasiones, tuvo que acabar, por mentiras que se hicieron una bola de nieve, porque aunque parecía que había mucho amor, ella supo que el amor es otra cosa, es entrega sin miedos, es libertad.

avioniberi

De las historias de sus amores, casi no reparo, porque sería un libro y no un cuento, aunque os prometo que alguna vez me tomaré más de un café escribiendo y os contaré las andanzas más divertidas, más de uno que la conoce estará de acuerdo conmigo, y seguro me ayudará mientras nos hacemos ese expresso.

El billete de vuelta estaba dando su hora de embarque en el aeropuerto, pero decidió una vez más, y se quedó, sentada en la habitación de su apartamento frente al mar en Benicàssim, convocó una quedada en el Panchos de Castellón, con los amigos que había reunido en esos tres meses de estancia en su nueva tierra. Ninguno se enteró de que su avión partía a Buenos Aires sin ella. Y entre patatas fritas y nuevos amigos se quedó, hasta hoy.

Un año después se mudó a otro planeta, conoció a un extraterrestre, alguien que en la tierra es imposible encontrar, un “hombre” mezcla de Peter Pan, Neptuno, Eduardo manos de tijera y algún otro personaje raro de las películas de Tim Barton. Fue inmediato, confuso y como si estuviera abducida y a la vez bajo los efectos de algún ácido benévolo. Llegó él, Xavito. Y con él llegó a su parcela un cielo lleno de galaxias desconocidas. Los fuegos artificiales dejaron de ser bombas y se convirtieron en fiesta, ya no hacían falta las largas charlas con el mediterráneo. De repente, los amaneceres entre conversaciones sobre el amor eran con él. Las sábanas arrugadas tenían lugar en su cama y lo único que debía estar ordenado eran los deseos en los que a nadie se le hace daño.

Era libre!!! era AMADA, soñada, buscada, bañada, peinada, acurrucada, percibida, mirada, encantada. ERA, por fin, era.

Es. Sí, la de los ojos almendrados se encontró con uno de su especie, y se aman, y aman la vida profundamente, la defienden sin capa y sin espada. Con amor, con convicción, con empatía. Se descubren día a día y comparten sus minutos con la misma pasión del primer beso. Se estudian y se aprenden. Por eso, ella decidió que no es de nadie, que es de ella y que debe estar donde quiera estar. En este momento, es con él, con quien le tira confeti en sus despertares y la agasaja con naranjas y plátanos.

20729179_10213552625471945_7529336576873679385_n

Ninguna de sus historias de amor tienen sabor amargo, supo tomarlas como experiencias de vida, y pasos importantes para ser muy feliz en este presente maravilloso que vive.

Ella es Verónica Andrea Monetta, la que quiere ser Verito, una extraterrestre con corazón de quinceañera y manos de niña.

PD: Consiguió darle un beso a Luis Miguel en Viña del Mar, ahora solo le queda un pendiente: Cantar una canción con él.

8 Comments

  1. ana smart dice:

    Qué bonito, enhorabuena por tus recuerdos que no sé si están arrugados o planchados pero quedan bien dispuestos así.

    • VeritoMonetta dice:

      Muchas gracias Ana!! Más que recuerdos son experiencias que han construido mi hoy, así que las conservo con cariño. Muchos besitos!!!

  2. Sandra dice:

    Eres una crack
    Me ha encantado “leerte” 😘

  3. Elena dice:

    Siempre, siempre, serás la mejor en lo que emprendas, tienes una vida densa a tus espaldas, alma de artista y corazón de soñadora que sabe amar.
    Deseo, firmemente, oírte cantar junto a Luis Mihguel, seguro que tu Xavito y yo, lloraremos sonriendo, a chorros, como Marco. Gracias por compartir…,😘😘😘

  4. Andrea Passarelli dice:

    Que bonita historia Vero. Siempre me encanta leer tus comentarios. Siento que muchas veces con tus palabras hermosas das fuerzas al resto para seguir y no bajar los brazos en todos los ordenes de la vida. Como te digo siempre sos un ser increibleee, una personita excepcional. TKM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *